20 de abril de 2017

¿Cómo prevenir accidentes mientras se conduce bajo la lluvia?


Con las fuertes lluvias que ocurren en distintos países, los conductores de coches o automóviles deben extremar su cuidado para prevenir accidentes por causa de la pérdida de visibilidad y de agarre en las llantas o neumáticos.

¿Qué hacer cuando llueve y se está conduciendo el automóvil?


Aunque pueda parecer lógico, al manejar bajo la lluvia se deben precauciones adicionales a las habituales porque con la lluvia se reduce la visibilidad. Por esta razón se hace necesario reducir la velocidad, encender las luces aun cuando se esté a plenas horas de la mañana o tarde, y por supuesto activar los parabrisas.

Todas estas medidas mencionadas se deben realizar con el fin de poder visualizar bien los autos, moto y peatones que nos rodean y por supuesto para permitir que éstos también puedan notarnos para así evitar algún tipo de roce o choque que pueda ocasionar un accidente de tránsito leve o grave.

Cuando inicia el período de lluvia, las impurezas del suelo (aceites, tierra, greda, etc.) forman una capa gruesa que convierten al pavimento en una pista resbalosa. Esta situación hace que sea más insegura la conducción y se deba optar por tomar medidas que permitan avanzar con un mayor control del automotor.

Efectos como la brisa que se genera cuando se va cerca de los otros vehículos, puede afectar enormemente la visibilidad, pero la situación se acrecienta en la noche, debido a que la luz se refleja en el pavimento haciendo confusas las referencias ópticas aun cuando se encuentran muy cerca.

¿Qué hacer cuando se pierde el control del automóvil bajo la lluvia?


Lo importante es intentar conservar la calma, aunque obviamente es algo que puede costar más a unos que otros. Pero sea como sea este factor es crucial para poder intentar recuperar el control del automotor de una forma óptima.

Se debe evitar optar por frenar de una forma brusca porque esto puede llevar a que uno de los coches de atrás o de los lados pueda estrellarse contra nosotros. Si el derrape es leve, se debe optar por girar el manubrio con leves movimientos hacia la derecha e izquierda de forma alternada, como tratando de equilibrar los movimientos para volver a agarrar la línea recta del curso.

Si el derrape provocado por la pérdida del control del automóvil es muy fuerte, entonces debes optar por girar el volante en dirección hacia donde estén derrapando las ruedas traseras para así intentar enderezar de nuevo el vehículo procediendo a girar el manubrio en el sentido contrario para intentar estabilizar el coche por completo.

No debes olvidar el sujetar el manubrio o volante con ambas manos de una forma firme en todo momento. No te las creas de muy "Rápido y Furioso" tratando de volver a tomar el control de tu vehículo con una sola mano al volante, porque ante un derrape fuerte y si tu única mano se llegase a soltar (lo que sería muy probable), puedes ocasionar un accidente bastante grave al perder el control sí o sí de tu vehículo.

Elementos que debes tener accionados en tu vehículo al conducir bajo la lluvia


prevenir accidentes mientras se conduce bajo la lluvia

Para lograr una conducción lo más segura posible mientras se conduce bajo la lluvia, se deben revisar los elementos prácticos a los que pocas veces prestamos atención:

- Las plumillas del parabrisas: éstas no deben tener suciedad, no deben estar rotas o cuarteadas. En caso de que se encuentren en estas condiciones deben ser limpiadas o sustituidas.

- Es recomendable que el depósito de agua de las plumillas deba permanecer en un nivel adecuado puesto que ante un chapuzón a causa de otro automóvil, usualmente el agua de la lluvia puede no ser suficiente para limpiar este barrizal del parabrisas, por lo cual a veces el agua con jabón del depósito de las plumillas puede ser de una gran ayuda para mejorar la visibilidad mientras conducimos.

- Las llantas deben siempre presentar una presión de inflado adecuada misma que es recomendada según cada fabricante, para evitar así que ante una frenada de emergencia el vehículo se deslice con facilidad de lado a lado perdiendo la trayectoria. Entonces, un buen labrado de las llantas garantiza la eficiencia de las mismas para así poder drenar el agua con mayor facilidad.

El Hidroplaneo (acuaplanning)

prevenir accidentes mientras se conduce bajo la lluvia

Al caer las primeras gotas de agua sobre la vía, se forma una capa altamente resbaladiza, la cual hace que se pierda adherencia, provocando que el vehículo derrape o se deslice.

Cuando el agua es abundante en las calles se forma una especie de colchón de agua que puede hacer perder total agarre de las llantas en el suelo. Este fenómeno se denomina hidroplaneo o acuaplanning, y la pérdida de adherencia generada muchas veces es del 50% o más.

La falta de adherencia hace que el vehículo derrape sin control, en tal caso solo se debe reducir paulatinamente la velocidad levantando el pie del acelerador para así poder recuperar el control del vehículo.

0 comentarios

Publicar un comentario