4 de agosto de 2016

BMW X5 xDrive40e: SUV híbrido


En el Salón de Fráncfort 2013, la marca alemana presentó un prototipo denominado BMW Concept X5 eDrive. No fue un automóvil futurista, pero sí incorporó la nueva tecnología híbrida enchufable (plug-in hybrid) de BMW, que en un futuro será común en toda su línea de modelos.

El vehículo fue la base para el desarrollo de un nuevo concepto de dinamismo, eficiencia y respeto por el medio ambiente, una tecnología que la firma bávara denomina iPerformance, un paso más a la movilidad eléctrica y que forma parte de la tecnología BMW EfficientDynamics.

Pues bien, la tecnología plug-in hybrid entra con fuerza en el sector del automóvil. Ya se han probado sus primeros modelos híbridos: la X5 xDrive40e (SUV) y el 330e (sedán), resultado de los conocimientos y aplicaciones que se obtuvieron por primera vez en los modelos de BMW i, como son el i3 y el i8.



La gran diferencia está en el propulsor. En el caso del BMW X5 xDrive40e Híbrido Conectable, combina un motor de gasolina de 4 cilindros TwinPower Turbo de dos litros con 245 caballos con uno eléctrico que desarrolla 113 caballos adicionales. El resultado es un vehículo que entrega 313 caballos de potencia y, según la marca, puede acelerar hasta los 100 km/h en 6,8 segundos con un torque de 25,49 kg-m.

Para el 330e, la ventaja radica en la excelente combinación entre la deportividad y la elegancia de un Serie 3 con la tecnología eDrive. Aquí nos referimos a un motor brioso con turbo de 184 caballos y otro eléctrico de 88, capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 6,1 segundos y alcanzar una velocidad limitada electrónicamente de 225 km/h con un torque de 42,82 kg-m, de los cuales el sistema eléctrico aporta 100.

La visual exterior de estos modelos no tiene marcas diferenciales con los otros propulsados por motores de combustión interna. Insignias con el emblema eDrive en el lateral y en la parte trasera permite identificarlos.

BMW X5 xDrive40e: especificaciones técnicas y otras características


BMW X5 xDrive40e frontal


El sistema inteligente de tracción en las cuatro ruedas BMW xDrive garantiza una tracción óptima, en el caso de la X5, y deportividad y comodidad, en el 330. Junto con tas tecnologías de BMW EfficientDynamics da lugar a vehículos que no solo ofrecen consumos reducidos, sino dinamismo en la conducción y estabilidad en cualquier situación de manejo.

Otra ventaja de los vehículos BMW ¡Performance es que son compatibles con la eRemoteApp, la cual permite, entre otras cosas, monitorear el estado del vehículo desde et teléfono celular, o la función eNavigation, que permite activar una guía de ruta y ajustar el tren motor de los dos propulsores de acuerdo con el tráfico en tiempo real, para así aumentar el rendimiento de combustible.

BMW X5 xDrive40e lateral


La batería de iones de litio es fácil de recargar y puede hacerse a través de una toma de corriente eléctrica doméstica durante tres horas o con el sistema BMW i Wallbox, un cable estándar que entrega la marca y que permite alcanzar su capacidad máxima en dos horas. También se puede cargar el vehículo en un punto de carga público.

En el X5 el consumo podría compararse con el de un compacto. Sorprende cuando se lleva en modo eléctrico, pues puede circular cerca de 30 km sin contaminar, ni consumir combustible.

BMW X5 xDrive40e back


Los dos modelos ofrecen tres formas de conducción mediante el botón eDrive. En el modo AUTO, la combinación del motor eléctrico con el propulsor de gasolina permite concentrarse en conseguir la máxima eficiencia.

Por su parte, el modo MAX eDrive, ideal para el uso urbano, optimiza la conducción eléctrica para recorrer la mayor distancia posible con una velocidad máxima de 120 km/h con solo el modo eléctrico.

Finalmente, nos encontramos con el modo SAVE Battery, el cual mantiene la carga del acumulador. Cuando la carga está por debajo del 50%, la batería de alto voltaje se recarga mediante el sistema de recuperación de energía o incluso a través del motor de combustión. En ese momento el motor eléctrico funciona como generador!!

BMW X5 xDrive40e interior


En conducción urbana se aprovechan al máximo las ventajas de la tecnología híbrida conectable. Para las distancias cortas es mejor utilizar el motor eléctrico, mientras que la conducción en el modo híbrido permite lograr un rendimiento de combustible combinado que, según datos de la marca, es de 14,6 km/l, con unas emisiones de C02 de 161,1 g/km para la X5 y de 17,4 km/l, y emisiones de C02 de 135,3 g/km para el modelo sedán.

Para hacer un trayecto de 50 a 60 kilómetros, promedio de recorrido al día con el motor de gasolina, se puede conseguir un rendimiento de combustible de 13,4 km/l, según las cifras que entrega la marca, sin gastar ni un solo vatio, por lo que el consumo es Inferior a otros vehículos de su categoría.

La autonomía promedio del nuevo BMWX5 Híbrido Conectable es de aproximadamente 830 kilómetros. Gracias a la función boost, el motor eléctrico apoya al propulsor de gasolina en tas fases de aceleración o recuperación.

Fuente: revista Turbo.

0 comentarios

Publicar un comentario