Chevrolet Onix


Con el propósito de satisfacer las necesidades de un público más joven, Chevrolet presenta al nuevo Onix, cuyos atributos están fundamentados por cuatro pilares fundamentales: carrocería compacta, buen nivel de equipamiento, motor y transmisión con buena respuesta y la conectividad.

Su comportamiento deja una muy buena impresión especialmente por la comodidad que brinda en la ciudad y por la innovación para el segmento que ofrece su caja automática secuencial, además del menor consumo de combustible, inferior al esperado.

Inicialmente la marca comercializa una única versión denominada LTZ (full equipo), que llega para hacerle contrapeso al Kia Rio, Hyundai i25 y, principalmente, al Renault Sandero.

La marca quiere posicionar el Onix entre la nueva generación millennials, personas que se emocionan por las novedades tecnológicas (representan más del 21% de la población] y, a la vez, se destacan por la manera de interactuar con la sociedad y por su motivación por liderar cambios.

Empecemos por el habitáculo. Allí los detalles son ejemplares: diseño sencillo y nada de exageraciones. La posición de manejo es alta, con columna de dirección y asiento regulable en altura.

Como hecho particular en este auto, las agarraderas de la puerta están un poco más abajo de lo usual, por lo que el usuario tardará en acostumbrarse. Lo mismo ocurre con el mando de los vidrios eléctricos, desplazados hacia atrás, mientras que en el volante encontramos el comando del control de velocidad crucero, una buena novedad del Onix.



El espacio para los pasajeros que viajan en la parte posterior es algo justo si estos son de estatura alta, por lo que en ese caso es mejor que viajen dos personas; de lo contrario, tres de mediana estatura pueden ir de cierta manera holgadas.



El confort se experimenta en todo momento y el esquema de suspensiones ofrece buen equilibrio. El tren está concebido para ser suave en la ciudad y firme en carretera. El trabajo de insonorización en condiciones normales es de aplaudir, ya que aísla los ruidos generados por el viento y la rodadura.

Lejos de lo que puede pensarse, la visibilidad hacia atrás es buena a pesar de tratarse de un vidrio de tamaño reducido. Se complementa con espejos retrovisores de buen tamaño y de accionamiento eléctrico.



Chevrolet se convierte en una de las primeras marcas en ofrecer una caja secuencial Hydramatic para el segmento, la cual es un plus para el usuario. Basta con ubicar la palanca en la posición 'D' para que el sistema electrónico se encargue de pasar las marchas según las necesidades de conducción.

La caja tiene un convertidor de torque convencional que al circular a un ritmo moderado, conecta las marchas en regímenes bajos. Sin embargo, si se quiere acelerar, el sistema hace que rebajen las rpm para aumentar el ritmo. Si se mantiene el pedal presionado, el sistema hace el cambio cuando se llega a la zona roja.



No obstante, cuando se acelera en forma inmediata, la caja reacciona con cierta demora y el sistema tarda unos instantes en transmitirla, lo cual hace que se incrementen las rpm del motor y el sonido aumente, especialmente cuando se hacen sobrepasos.

Todo esto puede obviarse cuando sale a relucir una de sus grandes virtudes, la economía de combustible, aun en situaciones de tráfico pesado. En este punto influye mucho la caja,cuyo mecanismo aprovecha los 12,8 kg-m de torque de este propulsor.



Las primeras marchas son cortas para lograr la agilidad necesaria en la ciudad, mientras que en quinta y en sexta logra relajar el giro del motor hasta reducir la rumorosidad y las cifras de consumo, alcanzando una autonomía entre 50 y 52 kilómetros por galón, según la forma de manejo del usuario.

En la posición 'M' el comportamiento es más alegre, ya que permite pasar los cambios de modo secuencial con solo accionar una tecla ubicada en la cara interna de la palanca de cambios.

A 100 km/h el motor viaja a un régimen de 3.000 rpm, mientras que la caída entre segunda y tercera es de 1.500 rpm. En las siguientes marchas la caída es de apenas 1.000 rpm, lo cual le otorga dinámica en la ciudad.



Su motor de la generación SPE/4 (Smart Performance Economy) se destaca por la baja vibración, el poco ruido y fricción reducida. Un punto a favor es la altura al piso, ideal para nuestras irregulares calles y los parqueaderos con ascensos que hacen que el auto se golpee en la parte de abajo.

El vehículo incluye el sistema Chevystart MyLink con pantalla táctil de siete pulgadas, desde donde se controla el sistema de audio, la conexión Bluetooth y las imágenes almacenadas en los dispositivos que se conecten a través de la entrada auxiliar o del USB. Dentro del equipo de accesorios podemos destacar: computador de a bordo, aire acondicionado y cuatro vidrios de accionamiento eléctrico de un solo toque.



En el apartado de seguridad podemos mencionar elementos que ya son casi una obligación en cualquier auto, como son el ABS, EBD y doble airbag; además, trae cierre centralizado automático, faros antiniebla delanteros, alarma e inmovilizador del motor. La plaza central trasera utiliza un cinturón de seguridad de dos puntos y no cuenta con apoyacabezas. Los frenos delanteros son de disco y los traseros de tambor. Extrañamos los anclaj

Comentarios

SÍGUENOS EN REDES SOCIALES

siguenos en facebook sígueme en Instagram Canal de youtube siguenos en Twitter siguenos en Google+

Entradas populares de este blog

Ficha técnica Nissan Versa 2016

Fiat Uno Way 2018: características generales, review y opiniones

Ficha técnica Nissan TIIDA Miio 1,6 L

Precios de vehículos chinos en Colombia y sus características

¿Por qué se dañan los elementos de la suspensión y dirección de los vehículos?