Mercedes-Benz GLE Coupé


Mercedes-Benz sigue fortaleciendo su portafolio y, además de tener como novedad tres nuevos modelos en igual número de categorías, también estrena una nueva nomenclatura para toda la gama SUV, con el fin de hacerla más clara para los clientes.

Antes de entrar en materia con los nuevos lanzamientos, vamos a explicar cómo la marca de la estrella nombrará a sus vehículos todoterreno.

En principio, esta línea será denominada con la letra G, cuya base es el GLA, modelo que los clientes disfrutan desde el año anterior.

¿Por qué la letra G? La marca se inspiró en el reconocido vehículo que se identificaba como Clase G, pionero e icono del off road y de los SUV. De esta manera, y con los prestigiosos antecedentes, el público identificará la letra G como sinónimo de excelencia y, por consiguiente, a todos los modelos sucesores.

Aparte de esto, la letra G es la inicial de la palabra en alemán Geländewagen, cuyo significado en inglés es Cross Country Vehicle (en español todoterreno).

Ahora bien, ya tenemos la G como el símbolo de identificación de la línea, pero a su lado estará la letra L, muy reconocida en la historia de la marca y que representa Leicht, palabra alemana que traduce liviano.



La L tiene la función de hacer más sugestivo el nombre del modelo y facilita su pronunciación, como ha sido el caso del SL o las actuales CLS y CLA.

Ahora bien, hay una tercera letra que completa la nueva nomenclatura y que se convierte en la base definida para los cinco modelos principales que identifican a los automóviles (A, B, C, E y S), que seguirán sirviendo de orientación a los clientes, también en SUV.

A partir de esta premisa, los nuevos modelos combinan lo mejor de sus respectivas clases, como son los aspectos de elegancia, diseño, confort, tecnología y uso de materiales de alta calidad, con las cualidades de experiencia y deportividad que ofrecen los todoterrenos.



Y es que en el arte de la automoción, el nuevo GLE Coupé representa una forma de expresionismo, con líneas sugestivas, anchos hombros y superficies claramente diferenciadoras que emanan deportividad. El rasgo principal es, sin duda, la configuración de la parte trasera. Encontramos ópticas esbeltas, luces con efecto tridimensional, un ancho inserto cromado situado por encima y la ubicación de la matrícula en el paragolpes.x

Con respecto al GLE, se distingue por ser 77 milímetros más ancho, 96 milímetros más largo y por tener una altura al piso de 28 milímetros.

La versión que se comercializará en muchos países incorpora un motor a gasolina con una configuración V6 GLE 350 d 4MATIC de 3,0 litros y 258 caballos, el más deportivo de los SUV de la marca.

Cuenta además con un generoso equipamiento, que entre otros accesorios incluye sistema de control de Dynamic Select, dirección deportiva y los sistemas de asistencia a la conducción característicos de la marca, el GLE Coupé incorpora el cambio automático de nueve velocidades 9G-Tronicy la tracción integral permanente 4MATIC.



Del interior, llaman la atención los asientos deportivos, la altura de la silla del conductor, que proporciona gran dominio, además de la elegancia, el confort y el dispositivo de información ubicado en un lugar óptimo desde el punto de vista ergonòmico, que a diferencia de otros modelos está integrado al panel de instrumentos.

EXPERTO EN TODOTERRENO

Para garantizar las prestaciones en todo tipo de terrenos, el GLE Coupé recurre al exitoso sistema 4MATIC que Mercedes-Benz implemento en 1985. La tracción integral presentada en la Clase E fue el primer sistema de tracción con regulación automática que se incorporó en un turismo de gama alta.

El modelo de entrada en la gama SUV de Mercedes-Benz es la GLA, con el nuevo GLC en el siguiente escalón.

La gran virtud de este SUV es que ofrece posibilidades para circular por terrenos agrestes donde algunos de sus rivales directos no lo pueden hacer. Su estilo está dado por unas formas redondeadas y una imagen seductora, sin perder el patrón de diseño que tienen todos los SUV de la marca.



Pero no todo es apariencia, la GLC fue concebida para ser eficiente en el ahorro de combustible mediante un bajo coeficiente aerodinámico (0,31) y, al mismo tiempo, ofrecer una respuesta contundente fuera del asfalto.

En el interior nos encontramos con un atractivo diseño, con muchas de las características que observamos en la Clase C. Allí se combina el lujo, diseño y deportividad, enmarcado en un habitáculo amplio, con suficiente espacio en las plazas traseras y un baúl de 580 litros de capacidad.

La suspensión del GLC es independiente en las cuatro ruedas, con muelles tradicionales, disponible en tres configuraciones: confort, sport y off-road. Esta última adiciona dos centímetros a la altura libre al piso y se sitúa en los 20 centímetros, lo que permite un buen desempeño en terrenos irregulares.

EFICIENCIA ENERGÉTICA

Mercedes-Benz ha aplicado un amplio paquete de medidas para la eficiencia energética de la GLC y su rendimiento. Los modelos alimentados por diésel y gasolina están configurados para reducir hasta en 19 por ciento las emisiones y el consumo de combustible sin perder potencia de salida.



Otro aspecto que influye en el buen trabajo de la GLC es que a pesar de las dimensiones exteriores y una distancia entre ejes más larga, el peso del vehículo se redujo en 80 kilogramos con respecto al modelo que reemplaza. Todo esto gracias al uso del aluminio y aceros de alta resistencia.

El uso de la nueva caja de compacta como un módulo add-on y 9G-TRONIC con transmisión de magnesio contribuye con 12 kg más de ahorro en el peso total del vehículo.

El GLE es el reemplazo del ML y en esta ocasión presenta un facelift que incluye sistemas vanguardistas de asistencia a la conducción, como el nuevo cambio automático de nujeve velocidades 9G-TRONIC y el siste-maJ3ynamic Select.



Este sistema permite elegir entre varios modos de conducción, aunque esto afecta un poco la entrega de potencia, la forma como la caja hace los cambios, la entrega de torque entre los ejes delantero y trasero y el funcionamiento del control de tracción.

Los cambios en el exterior se aprecian, sobre todo, en la parte delantera. Su diseño transmite la elegancia y la exclusividad que ofrece un auto de lujo. Los faros y el parachoques delanteros son nuevos, mientras que atrás, las luces conservan el mismo estilo, pero al interior sí hay cambios en la ubicación de las luces. También se modificó el diseño de los rines.

Fuente: revista Turbo.

Comentarios

SÍGUENOS EN REDES SOCIALES

siguenos en facebook sígueme en Instagram Canal de youtube siguenos en Twitter siguenos en Google+

Entradas populares de este blog

Ficha técnica Nissan Versa 2016

Fiat Uno Way 2018: características generales, review y opiniones

Ficha técnica Nissan TIIDA Miio 1,6 L

¿Por qué se dañan los elementos de la suspensión y dirección de los vehículos?

Mitsubishi Montero Sport 2017