8 de julio de 2015

Volvo XC90


Con la Volvo XC90 2015 se da inicio a una nueva era para la marca sueca, que seguirá con la renovación de toda su gama durante los próximos cuatro años.

Luego de 13 años con escasas modificaciones de fondo, la XC90 se renueva por completo y lo hace de manera impactante. Con el nuevo modelo, el concepto de lujo sirve de fuente de inspiración, junto con la remozada estética y la tecnología enfocada en la seguridad de los ocupantes.

La nueva creación gana habitabilidad, en el uso de materiales premium, en comportamiento, equipamiento de seguridad y tecnología. El resultado final de la XC90 es producto de algunos rasgos de los prototipos Volvo Concept State y Volvo XC Concept, de los cuales tomó elementos como la parrilla de barras dobles con líneas verticales cromadas, la luz de circulación diurna delantera tipo LED en forma de T, que rememoran la fuerza mitológica del martillo de Thor, y las luces de posición posterior serpenteantes y ascendentes.

La firma escandinava ofrece su nuevo retoño con dimensiones más generosas: longitud superior a la de su precedente (4,95 m), más ancho (2,01 m) y ligeramente más bajo (1,77 m). Su habitabilidad también es mayor gracias a la distancia entre ejes (2,98 m), que garantiza libertad de movimiento interior y la posibilidad de tener una tercera fila de asientos con dos plazas adicionales.



De acuerdo con los promotores de Volvo, una persona de hasta 1,70 m de estatura puede acceder fácilmente a este espacio, que también puede adaptarse para carga. En caso de esta última opción, el volumen se mueve entre 285 y 2.000 litros, dependiendo de la configuración de los asientos.

Como ya lo afirmamos, este SUV da un vuelco completo a la idea del lujo. Detalles elaborados cuidadosamente por artesanos suecos bajo estrictos lincamientos de diseño ofrecen un interior exclusivo, donde se respira (literalmente) un aire purificado a través de novedosos filtros ecológicos.



También supone la entrada de la marca a la era de la tecnología, por lo cual la consola incluye una gran tablet de 12,3 pulgadas (versión tope) donde se puede controlar al máximo las funciones electrónicas del automóvil. Por esta razón se observan pocos botones, pues únicamente se ubicaron los esenciales para una operación intuitiva.

Detalles como el sistema de audio de alta definición con 10 altavoces y sonido 360, asientos ergonómicos con opción de calefacción, masaje, ventilación, apoyo lumbar con regulación eléctrica, cojines superiores extensibles, cómodos apoyabrazos, sistema de climatización de cuatro zonas, tomacorrientes en cada fila de asientos, elevador infantil integrado en la segunda fila, entre muchas otras opciones, forman parte del nuevo concepto que quiere expresar la marca.



También se cuenta con un sistema de control de voz disponible para las opciones utilizadas con mayor frecuencia. Pero la comunicación no es unilateral, el vehículo también podrá comunicar toda la información imprescindible para el conductor mediante movimientos en el parabrisas, gracias a la práctica pantalla de visualización frontal disponible de manera opcional y que parece flotar delante del vehículo, con la que se puede seleccionar el modo de conducción: Comfort, Sport o Classic.

La renovada Volvo XC90 ahora incluye motores con cilindros en línea Drive-E totalmente ecológicos y de alto rendimiento, apuesta con la que la marca pretende alcanzar una potencia eficiente sin renunciar al placer de la conducción. Así, el conductor experimentará sensaciones únicas de conducir un SUV de alta gama, con un consumo mínimo de combustible y bajas emisiones de CO,



Se comercializa con dos variantes de motores, uno de gasolina de dos litros que entrega 320 de caballos, con turboalimentador y supercargador, y transmisión de ocho velocidades. El otro es diésel de 225 HP con doble turboalimentador y tecnología i-ART. Existe otra referencia win Engine plug-in hybrid, que logra 400 caballos de potencia.

Las sensaciones al volante son satisfactorias, pues brinda un elevado grado de confort, con un diámetro de giro corto que hace que el vehículo sea maniobrable. Se destaca el trabajo de la suspensión neumática, que en combinación con el Drive Mode permite elegir entre cinco modos de conducción en función de si se apuesta por comodidad, deportividad o ecología.



Como ha sido costumbre en la marca sueca, este SUV trae múltiples aditamentos para garantizar seguridad integral a los pasajeros. Funciones de seguridad preventiva como el reconocimiento de señales de tránsito, advertencia de cambio de carril, control eléctrico de estabilidad y alerta de tráfico cruzado para detectar vehículos ubicados hasta 30 metros, pero que no son visibles. También incluye una cámara 360 grados (opcional), que proporciona una vista cenital de los alrededores del vehículo.

Para optimizar la eficiencia de sus fuentes de poder, la XC90 dispone de un modo Eco que calibra los sistemas de control de la caja de cambios (ocho marchas) y el motor para consumir el menor combustible. La función Eco-Coast aprovecha la energía cinética, mientras que el sistema Stop/Start también contribuye con el ahorro. Entre tanto, el motor diésel, con su tecnología i-ART, garantiza un rendimiento eficiente mediante microchips y sensores de presión que miden el consumo de combustible.



Un completo arsenal de dispositivos incluye este modelo. De acuerdo con la versión (son tres que varían el nivel de equipo), puede incluir airbags delanteros, traseros, cortinas y rodillas; una nueva versión del sistema City Safety, el cual detiene el auto ante cualquier imprevisto; el sistema Forward Collison Warning, que monitorea la presencia de elementos en un radio de 150 metros; el sistema de alerta de invasión de carril, encargado de reubicar el auto en su curso normal, detección de peatones y ciclistas; así como el sistema de parqueo automático en paralelo

0 comentarios

Publicar un comentario