8 de julio de 2015

Volkswagen Vento 2016


Volkswagen le dice adiós al Jetta clásico, y saluda el nuevo Vento, un sedán familiar compacto con aire europeo, que llega para medirse fuertemente en uno de los segmentos más competitivos y posicionar la marca como una de las más innovadoras en varios países.

Con nostalgia, Volkswagen despide a su ¡cónico modelo Jetta Clásico, y al mismo tiempo le da la bienvenida al nuevo miembro de la familia: el Vento, un sedán compacto con carácter familiar, dispuesto a hacerse un lugar importante en este competitivo segmento.

El Jetta Clásico fue por muchos años la joya de la corona de la marca en el país, siendo uno de los que más ventas le representaron a la firma. Sin embargo, después de conducir a su sucesor por las aguerridas carreteras del Eje Cafetero, nos atrevemos a vaticinar su éxito.

El nombre Vento apareció por primera vez en 1991, cuando la compañía alemana decidió cambiarle el nombre a la referencia Jetta, con dos objetivos: mejorar sus cifras en ventas y con motivo de la tercera generación.

No obstante, dos años después, la planta de México decidió rebautizarlo y darle el nombre de Nuevo Jetta, hasta la entrada del nuevo milenio, cuando apareció una cuarta generación que se conoció como Bora.



Muchos países se negaron a reconocerlo con ese nombre y conservaron el de Jetta, en honor a su rotundo éxito. El cambio entre una generación y otra fue evidente, ya que este sedán se mostró mucho más grande y elegante.

La quinta generación conocida en Colombia y en México como Bora, ganó en apariencia, mucho más elegante que deportiva. Sin embargo, el Jetta Clásico se resistía a morir y seguía apareciendo con un look mucho más casual y ese poder que lo caracterizaba.

Ahora bien, después de 16 años, la nomenclatura Vento vuelve a tomar fuerza con un auto más sobrio, que sobresale por su motorización y varios accesorios de serie que lo ponen como uno de los más completos del segmento.



Nos llama mucho la atención la intención de Volkswagen de dejar atrás el reconocido motor de 2.0 litros del Jetta y apostar con mucho agrado por un propulsor de 1.6L que, puede parecer pequeño, pero que se muestra más robusto y eficiente. Aspecto en el que influye el tener ahora un motor que respira mejor con 16 válvulas, contrario a las ocho que tenía la generación anterior.

Los cambios son bienvenidos, siempre y cuando demuestren mayor calidad y eficiencia y, al parecer, la marca alemana sabe cumplir muy bien con este propósito.

El nuevo motor desarrolla 105 caballos de potencia y 15,6 kg-m de torque desde las 3.750 rpm. Está asociado a una caja secuen-cial tipo Triptonic de seis velocidades o una mecánica de cinco marchas, que nos brinda cambios más precisos, silenciosos y suaves.



Tuvimos la oportunidad de probar ambas transmisiones, pero debemos decir que nos quedamos con la variante manual, pues responde muy bien, inclusive desde las 1.500 revoluciones, debido al buen escalonamiento de las relaciones de caja.

La versión automática cumple con su propósito de ser más cómoda, ideal para el tráfico pesado de la ciudad. Lo mejor es operarla en modo secuencial y sport para aprovechar la potencia que llega del motor.



El Vento es un auto que responde muy bien en terrenos difíciles y empinados, su propulsor no se esfuerza y el consumo de combustible es el idóneo. Gracias a la dirección eléctrica Servo-tronic se logra un manejo sencillo y preciso, y su operación es por bomba hidráulica.

El Volkswagen llega procedente de la India, siguiendo los estándares de calidad que identifican la marca. El proceso incluye el galvanizado del 100% de la carrocería contra la corrosión. Cuenta con aceros de alta resistencia para lograr el balance perfecto entre un habitáculo completamente rígido con zonas de deformación, frontal, trasera y laterales con absorción programada de la energía del impacto en caso de choque.

Sin embargo, aunque su carrocería es armónica, las líneas que dibujan su estética son tradicionales, con un diseño que podría chocar con los cortes de la última generación de los vehículos de la marca.

Aunque el frente refleja el nuevo ADN de Volkswagen, parrilla alargada y luces estilizadas, no podemos decir lo mismo de su parte trasera que, gracias a sus luces cuadradas y pequeñas, así como el parachoques plano, resulta ser muy puritana.

Las puertas ahora son más largas, permitiendo un acceso más cómodo a la cabina. Las líneas que allí se evidencian tratan de darle un aspecto más deportivo, pero aún faltan pequeños detalles para lograr ese cometido.



Los riñes para la versión Trendline (entrada) son en acero de 15 pulgadas, mientras que la Confortline y la Highline cargan con riñes de aleación de la misma medida ‘Riverside’.

El Volkswagen Vento parece ser el vehículo ideal para la familia. La comodidad y los elementos de su cabina son aspectos a destacar.

La distancia entre ejes es mucho mayor, lo que permite más espacio para la silla trasera y ni hablar de su amplio baúl que registra un volumen de 454 litros, uno de los más generosos del segmento.



Los acabados se muestran básicos, pero muy bien hechos, recordándonos al Volkswagen Polo. El color predominante es el negro, los mandos del radio y las perillas de climatización son de fácil acceso.

Las variantes Comfortline y Highline, incluyen radio con CD/MP3 e interfaz para USB/iPod, Aux-ln, SD Card, Bluetooth y cuatro parlantes. Por su parte, la cojinería es en tela en todas las versiones.

Todas las versiones del nuevo Jetta incluyen doble airbag, sistema Isofix y frenos ABS+EBD de serie, que aseguran distancias cortas de frenado y excelente maniobrabilidad en situaciones difíciles en revestimientos resbalosos. Por otro lado, la versión Highline equipa parabrisas con luna antitérmica y franjas de color, retrovisor exterior con ajuste eléctrico, vidrios eléctricos, empuñador de freno de mano, pomo de la palanca de cambios, volante funcional en cuero y ajustable, computador de viaje, aire acondicionado automático climatronic, luces antiniebla delanteras y sensores de reversa.

Hasta el momento, han transcurrido cinco generaciones exitosas de un sedán que se ubica en el medio de la marca sin importar como lo llamen, teniendo a su compañero Voyage por debajo y al Passat delante de él. Sin embargo, hay que decir que si hay un modelo cercano al Vento ese es el Polo, pues casi que resultan ser los mismos, debido a las similitudes entre su habitáculo y el motor, siendo la única diferencia el baúl alargado.

0 comentarios

Publicar un comentario