28 de marzo de 2015

Ford Focus 2015


Con rasgos marcados que lo identifican como miembro de la familia Kinetic Design, el lenguaje de diseño global de Ford, llega el remozado Focus 2015. Se trata del modelo estandarte en materia de diseño deportivo e innovación, producido en la planta de Wayne, Michigan. Está disponible en versiones SE PowerShifty Titanium, ambas en carrocería sedán.

El Focus es uno de los modelos más importante dé la marca del óvalo, pues desde que se lanzó en 1998 ha vendido más de 12 millones de unidades en 140 países. Su aceptación ha sido tan grande que se convirtió en el automóvil más vendido del mundo, título que sostuvo por tres años consecutivos, rompiendo la hegemonía que tenía el Toyota Corolla.

El modelo 2015 recibe una profunda actualización tanto en el exterior como dentro del habitáculo. Además, incluye una serie de novedades técnicas que lo hacen muy atractivo para los ocupantes



Los retoques recibidos no modificaron su estructura y se conservaron las mismas dimensiones de la tercera generación lanzada en 2010. El principal cambio se aprecia en el frontal, completamente nuevo, que desarrolla el lenguaje de diseño Kinetic Design, también visto en el Fiesta y el Fusión.

El frontal es más bajo y ancho, con faros delanteros más finos, afilados y alargados (tipo láser cut) dispuestos en forma envolvente, a los que se unen luces antiniebla y unos detalles cromados que le dan un toque elegante. Todos estos elementos, en conjunto, le otorgan una mirada deportiva y más agresiva.



Su bien lograda estética se complementa con un tren motriz de buen rendimiento. El Focus es animado por una unidad de 2,0 litros que entrega 160 caballos de potencia, fuerza que cumple bien el papel de mover los más de 1.300 kg de peso en vacío del auto.

Este motor combina la inyección directa de alta presión con la intervención de un mecanismo de árboles de levas gemelos de tiempo variable e independiente (Ti-VCT, del inglés Twin independent Variable Camshaft Timing), para mejorar su desempeño y eficiencia en el consumo.

Ford se preocupó por hacer este auto más eficiente y por eso trae como una de las novedades una cortinilla automática (solo en la versión Titanium), que abre y cierra el paso del aire que llega al radiador en función de las necesidades del motor. Esto le permite mejorar la aerodinámica cuando las condiciones lo permiten.



También se trabajó en mejorar las relaciones de cambio de su transmisión PowerShift con el fin de reducir el consumo de combustible hasta en un 9%, un significativo ahorro en comparación con las transmisiones automáticas tradicionales.

Las dos referencias que comercializa la marca en el país montan la caja automática PowerShift de seis velocidades. La diferencia radica en que la versión Titanium adiciona la función SelectShift para realizar manualmente la selección de marchas desde un botón ubicado en el pomo de la palanca.



Por otro lado, para equilibrar la distribución del torque entre las ruedas delanteras, el Focus fue equipado con un sistema de Control Vectorial de Torque (Torque Vectoring Control), que distribuye la tracción para un mejor agarre al piso, especialmente en curvas.

Así mismo, se reajustó la suspensión y la dirección, y se aumentó la cantidad de material aislante para mejorar el nivel de insonoridad. Todo esto para ofrecer una conducción confortable y ágil en curvas. EMOCIONES DESDE ADENTRO

Ford se ha caracterizado por ofrecer comodidad y una agradable estadía a los cinco pasajeros. Predominan la funcionalidad y los terminados de alta calidad en muchas de las zonas del habitáculo.



El encendido se hace por botón (versión Titanium) y las sillas presentan un nuevo diseño. Las formas esculpidas del tablero de instrumentos se perciben suaves al tacto, mientras que la tapicería de cuero en la versión Titanium les brinda a los ocupantes una experiencia de clase Premium.







Con respecto a su predecesor, este modelo 2015 simplificó algunas funciones del tablero. En la consola se destacan la pantalla multifunción LCD de 4,2 pulgadas (versión SE), así como el sistema MyFord Touch de pantalla táctil LCD de ocho pulgadas y botón central de cinco vías (versión Titanium).

Con buen espacio para las piernas y la cabeza, la distancia hasta el techo es suficiente para que una persona de 1,85 metros de estatura se acomode bien. El volumen del baúl es de 374 litros, una capacidad suficiente para el tamaño del vehículo.

Los cambios le vienen bien y lo ponen a tono con los modernos diseños de la marca. A su vez, la tecnología a bordo lo convierte en un referente a la hora de elegir un modelo de este segmento.



Algunos de los sistemas que comparten las dos versiones son: cámara de reversa, sistema MyKey de personalización de manejo, volante multifunción con controles de velocidad, audio y SYNC; siete airbags, monitor de presión de llantas, dirección electroasistida EPAS y control electrónico de tracción y estabilidad Advanceírac. La versión Titanium incluye, entre otros aditamentos, el sistema MyFord Touch con pantalla táctil, equipo de audio Sony con 10 parlantes + subwoofer, sensor de reversa, techo eléctrico y sistema de navegación GPS activado por voz.

Las dos versiones incluyen un sistema de suspensión trasera independiente optimizado (Control Blade), que gracias a un brazo de control adicional obtiene una maniobrabilidad sobresaliente, mejor estabilidad y reducción de vibraciones y ruidos, permitiendo que las ruedas posteriores permanezcan pegadas al piso.

0 comentarios

Publicar un comentario